logo
blog

El Cuerpo del Dolor

Luis RoyoPor Rosario Gómez
La historia de la humanidad está llena de imágenes de cuerpos gloriosos y de cuerpos ensangrentados. Es la religión católica la que con toda seguridad más profundamente ha llenado nuestra memoria de imágenes  de torturas y vejaciones sangrientas, burlas, hasta el corazón atravesado por puñales, sin olvidar los mártires asados en parrillas, desollados vivos, con los ojos o los  pechos en bandejas, desmembrados en ruedas, a travesados por flechas y lanzas...toda una serie de representaciones del dolor en las que el cuerpo es masacrado, parece que el dolor y la sangre nos redimen.
[1] Para Jorge Dueñas, otros territorios de auto-representación corporal se han ido desarrollando desde los años 60, en el caso del Body Art, el cuerpo sobre el que se actúa, puede ser el de cualquiera, pero también puede ser el propio cuerpo del artista, convirtiendo a este en creador y obra de arte al mismo tiempo.

Llevando esta categoría al extremo, artistas como Marina Abramovich, Chris Burden, Rudolf Schwarzkogler, Annette Messager, Ana Mendieta, Gina Pane o David Nebreda, intervienen sobre su propio cuerpo castigándolo a través de golpes, cortes, laceraciones, perforaciones o amputaciones. Si dentro de la cultura cristiana el dolor de la tortura es experimentado por el mártir como una aproximación a la trascendencia celestial, estos artistas, herederos del sufrimiento romántico. Más allá de la objetualización artística de sus cuerpos torturados, en estos artistas existe un intento de “presentar la realidad más allá del arte [...] un intento de presentar lo real del sujeto más allá de la cultura” [Navarro, 2006]. Se trata de utilizar el arte como medio, no como fin, como vehículo para alcanzar una experiencia más intensa y cercana con lo real; en palabras de la artista Orlan: “el arte es lo que hace que la vida sea más interesante que el propio arte” [En Guardiola y Guinot, 2002]

[1] Dueñas Villamiel, Jorge. El cuerpo máquina. Cyborgs en el arte contemporáneo. Univ. Autónoma de Madrid. Máster en Historia del arte contemporáneo y cultura visual