Las redes sociales como nuevas formas de relación humana

      
        [2]En un sentido amplio del concepto de redes, apunto algunas interesantes reflexiones que se desarrollan en el libro de la Nación a las redes, de varios autores.

        Las redes sociales suponen un avance sobre el concepto de Estado nación que se viene prefigurando desde hace décadas. Ya el Club de Roma en un informe de 1992 nos explica que “El modelo de Estado-nación es un modelo rígido y lo necesario es una reformulación de los niveles apropiados para la toma de decisiones, con el objetivo de acercar todo lo posible los lugares para la toma de decisiones a aquellos que aprovechan o sufren las consecuencias de las mismas”.

        Las redes permiten una flexibilización del concepto geográfico, ya que las conexiones interpersonales funcionan, no por territorialidad sino por afinidades, intereses y objetivos compartidos. El concepto de pertenencia no desaparece, sino que se amplía a espacios con más grados de libertad.

        [3] Dice el profesor Daniel Innerarity, que los nuevos espacios tienden a la desaparición de los centros y a la formación de redes, ofreciendo el aspecto de una extensa malla. El proceso de civilización, apunta Daniel Innerarity, posiblemente no sea más que una creación de mallas y redes más densas. La incorporación de nuevos nodos (nuevas realidades) y la creación de muchas mayores conexiones de todo tipo generan la globalización y con ella el concepto de descentralización avanza, disminuyendo los papeles del centro.

        La energía de activación de los sistemas, es decir, el esfuerzo que necesita un nuevo actor (País, empresa, persona, etc.) para saltar la barrera de entrada competitiva en un sector o mercado, es cada vez menor, esto supone nuevas oportunidades para ese 80 % de la humanidad que ha quedado en el último siglo desplazado de los espacios de desarrollo.

        Las estructuras políticas que surjan de estas realidades en red no podemos todavía intuirlas en toda su dimensión, pero todo apunta a que pueden aportar una menor dependencia del territorio y pueden revalorizar los espacios de libertad personal y política. Por ejemplo, la solidaridad con los más débiles. Hay también riesgos de integrismo, de fuerzas temerosas al cambio que pueden, además, aprovecharse de la estructura reticular de un mundo en red para golpear en la libertad y en la seguridad de estas nuevas realidades.
     
        En el fondo la red, superadora del concepto clásico de nación facilita el que me construya con el otro en lugar de frente al otro.

        Las guerras religiosas en Occidente desaparecieron y ello no significa que nadie haya tenido que renunciar a la religión. ¿Podrá un mundo en red contribuir a superar los conflictos nacionales sin que nadie se vea obligado a renunciar a una identidad y sin que nadie tenga que imponer ninguna? No imponer no impedir puede ser un logro que acompañe a un mundo en red. Es todo un desafío.

        Por otra parte, analizando las redes desde un sentido más individual, vemos que también la fuerza del grupo permite sobre el individuo cambios que de otra manera podrían ser difíciles. Las redes sociales facilitan un activo avance sobre el juego de las identidades, permitiendo avanzar sobre los roles restrictivos que imponen los límites territoriales y presenciales, hecho que se traduce en una mayor creatividad personal en el camino de la psicología transpersonal, los límites del ego se amplían, nos acercamos al concepto de conciencia sin fronteras de Ken Wilber.
 

[3] considerado por Le Nouvel Observateur como uno de los veinticinco pensadores europeos más importantes del siglo XXI, en su ensayo La sociedad invisible,

Mis Redes

DANZA

DANZA

Selección fotográfica en Pinterest
&

&

ARQUITECTURA

ARQUITECTURA

Arquitectura Experimental
BLOG ARTE Y CUERPO

BLOG ARTE Y CUERPO

Arte y Cuerpo en la Era Digital
&

&

CULTURA Y TECNOLOGÍA

CULTURA Y TECNOLOGÍA

Publicidad, Danza, Moda, Arte...