Iglesia Santa Ana (Rioja)

Iglesia de Santa Ana. Cervera del Río Alhama

Iglesia renacentista de gran interés cultural

CERVERA DEL RÍO ALHAMA

gral ext

La iglesia de Santa Ana* es una iglesia cristiana de planta basilical con transepto y coro que incorpora con el tiempo una Torre con campanario.  

En la hermosa fachada principal del Templo (parte alta) hay dos artísticas ventanas de piedra del más puro renacimiento y en la derecha tiene inscripciones con caracteres romanos. En el testero o entrada trasera de la Iglesia, junto al patio, hay una gran puerta de piedra de sillería y en medio de la fachada principal vemos la bella Portada de la Iglesia. 

DESCRIPCIÓN DE LA PORTADA

En el cuerpo bajo: Arco de medio punto (en la puerta) rodeada de cabezas de angelotes con alas que antiguamente estuvieron policromadas. A los lados encontramos las figuras de los apóstoles San Pedro y san Pablo. 
El cuerpo medio: está separado por una moldura de gola recta, se observa en él un grupo escultórico en la hornacina compuesto por Santa Ana, La Virgen y el Niño Jesús. Más exteriormente vemos grecas con forma de S sobre las que cabalgan angelotes desnudos de las características de los indicados en el cuerpo bajo.

Es posible que el grupo de la hornacina inspirara al escultor Antonio de Cárraga para tallar el grupo escultórico de nuestra Patrona colocado en el camerino del magnífico altar mayor. 
Entrada a la Iglesia de Santa Ana

EL TEMPLO

Fue construido en tres etapas:

.- La primera fase es la realizada entre los años 1546 y 1567 que comprendió la Sacristía, hoy antesacristía, una de las estancias de mayor mérito artístico donde posteriormente se asentó la Torre de la Iglesia, el elegante y magnífico presbiterio y las dos naves primeras con sus cuatro enormes columnas o pilastras y el tejado del templo.

Transcurren 21 años desde la promulgación de la Licencia de Fundación y la conclusión de la obra en el año 1567. Sin terminar todavía el templo fue consagrado y abierto al culto el día 19 de Julio de este mismo año por D. Juan Quiñones y Guzmán en presencia del Cabildo de San Gil, Concejo, Justicia y seguimiento de la Villa. El pueblo entero se dio cita en este magno acontecimiento.
Desde entonces los parroquianos se sirvieron de un modesto campanario, que fue sustituido por otro que no sería definitivo hasta que en el año 1636 se recibió la licencia del Obispado para construir la actual torre de ladrillo mudéjar. Pocos años después vendría la construcción del último tercio del templo.

.- La segunda fase corresponde a la construcción de la Torre que comienza en el citado año 1936 y se construye también el interior de la nave del coro, que a diferencia del resto del templo, construido con piedra de sillería (labrada) fue construido con mampostería, esto evita que sea necesario el uso de máquinas ya que este material puede trabajarse a mano. 

.- La tercera fase consiste en la construcción del último tercio del templo.

En su conjunto fue construida con piedra de sillería (piedra labrada), solamente el interior de la nave del Coro es de piedra común y mampostería y corresponde a la construcción en su segunda fase.

Nota *Se trata de la preciada iglesia de mi lugar de nacimiento (en el que solo viví los tres primeros meses de mi vida). Este reportaje fue autorizado por el párroco de la iglesia Don Félix en 2007 y dedicado a mis padres Gregorio Gómez y Pura Muñoz, que fueron grandes devotos de Santa Ana bendita y nos inculcaron el amor y el respeto hacia nuestra patrona.
-Datos extraídos a partir de los textos de Agustín Pando 1992, hallados en los distintos libros de fábrica de la Iglesia. Composición web y fotografías Charo Gómez- con mis mejores deseos de difundir un patrimonio artístico que, no por hallarse escondido en la geografía nacional resulta menos interesante. 

Interior del Templo de Santa Ana

La traza general es del renacimiento, consta de tres naves en cruz latina con 9 retablos, más el Retablo mayor. La cabecera ocupa el ábside y los brazos, las capillas del Santo Cristo del Consuelo y de La Inmaculada Concepción. El cuerpo de la cruz se extiende desde el Retablo Mayor hasta el final de Templo. Retablo de la Virgen de la InmaculadaLas mencionadas naves están surcadas por diez bóvedas de las cuales la de la Capilla Mayor tiene cuadruple nervadura, así como lastres centrales que cabalgan sobre cuatro magníficas columnas o pilastras, en dos de las cuales, las más cercanas al presbiterio, se apoyaban en artísticcos púlpitos que fueron retirados en la restauración de 1962-64.

Las otras dos columnas sostienen los cuerpos laterales del Coro construido en el año 1676. Este queda sostenido por triple cuerpo de arcos de medio punto probablemente de estilo neoclásico. Las otras seis bóvedas -naves laterales- son de cañón sin nervaduras pero con artísticas molduras.

La traza general de las ventanas interiores es de las de arco de medio punto -cuatro ventanales- Tres ojos de buey, uno encima del Santo Cristo del Consuelo dando luz a la primera nave del Templo y Presbiterio, otro proporciona la luz a la tercera nave y el tercero se encuentra en un muro encima del coro. Todos ellos están decorados con artísticas vidrieras, destacando la del Coro.
Hay ocho columnas, o más exactamente pilastras (cuadradas y adosadas a un muro) y se consideran entre las partes más bellas y artísticas del la Iglesia pues tienen una extraordinaria riqueza de toda clase de elementos arquitectonicos.  En estas pilastras se apoyan todos los esbeltos arcos de la techumbre, lo mismo los pequeños que van en sentido longitudinal, que en los grandes que van en sentido transversal. Ellos sostienen toda la nervadura de la bóveda y todo el peso del Tejado.

LA ANTESACRISTÍA (antiguamente llamada sacristía)

(a partir de una reseña de D. Jesús Saenz Ruiz asiduo colaborador de la revista Ecos Parroquiales del Libreto Retazos del Historial de la Parroquia de 1992). Es el cimiento de la Torre de ladrillo (estilo mudéjar) que se edificó a mediados del s. XVII. Fue construida durante la primera fase de construcción del Templo. Costó unos 3.800 reales. La Antesacristía difiere totalmente del resto del estilo de la Iglesia, es del llamado período gótico florido-o quizás flamígero- y por lo demás tiene sus paredes lisas y sin adornos y un ventanal varias veces reformado. Es posible que la Antesacristía sea la supervivencia de un antigua ermita o capilla-según los archivos- que estaba localizada en los terrenos en que ahora está situada nuestra iglesia parroquial. En este artístico aposento hay colocado un Lavatorio en piedra negra construido por un cantero llamado Joseph Aguirre en el año 1733. Costó 163 reales.

LA SACRISTÍA

Es completamente distinta del estilo del resto del templo. Fue construida en 1704. Se puede admirar en la misma una artística Cajonería de Ornamentos de estilo renacentista español y que fue tallada por Marcos Escudero, fustero en el año 1706 y la cerrajería fue obra del herrero Santiago Ramírez.

Entre otras obras que posee la Sacristía destaca un maravilloso y artístico bajo relieve del siglo XVII que se encuentra a los pies de un antiguo y sublime Crucifijo, representa a la Santísima Virgen con su divino Hijo muerto, San Juan y la Magdalena (actualmente decapitada). Además de la Cajonería esta estancia posee hermosos armarios para guardar los ornamentos, vasos sagrados y demás utensilios necesarios en los actos religiosos.

EL BAPTISTERIO

Pila BautismalAquí dicen que se han bautizado cerveranos ilustres como el Padre Pedro Ladrón de Guevara en proceso de betificación, grandes literatos, pintores, escultores, economistas y militares. 

LOS PÚLPITOS

(retirados en 1962) Eran de estilo barroco, poseían dos magníficos guardavoces que se remataban en dos angelitos. El cuerpo de los púlpitos eran más bien del renacimiento posterior o de transición y se adornaban con bonitos trabajos de rejería.

Los Retablos de la Iglesia de Santa Ana

En la actualidad se cuentan 10 retablos: el Retablo Mayor, La Virgen del Carmen, El Corazón de Jesús, El Santo Cristo del Consuelo, La Inmaculada Concepción, San Isidro Labrador, San Antón Abad, La Divina Aurora, El retablo de la Virgen de los Dolores y el de La Virgen del Pilar.
Vista contrapicada del Retablo Mayor*A partir de la concesión de la independencia económica de la parroquia por el Obispado en 1582, se acuerda por decreto en 1594 hacer la imagen de la patrona,  luego la construcción de los altares, la torre, la terminación del templo y los retablos. Hay que diferenciar los altares de los retablos, los primeros se hacían con mampostería y se colocaban en los huecos destinados a ellos. Posteriormente por requerimiento de los Visitadores o de la suntuosidad del templo, se sustituyeron por retablos que posteriormente se doraron para embellecer el templo.
El primer Altar fue el Mayor, después en 1596, en la Visita Parroquial llevada a cabo por el Obispo de Calahorra Ilustrísimo Sr. Don Pedro Manso de Zúñiga (Riojano y confesor de Santa Teresa de Jesús). Los altares colaterales a izquierda y derecha estuvieron dedicados al Niño Jesús y a Juan Bautista, subsistieron hasta 1828. En 1606, según el Libro 1º de la Fábrica folio 162 (vuelta), se concertaron la construcciones de varios altares: El del niño Jesús, el de la Santísima Trinidad, el de Nuestra Señora de los Dolores, de San Francisco y llegaron a ser construidos, según recogen los documentos escritos. A partir de 1640 comenzaron a trabajar en la construcción del retablo mayor y pocos años más tarde en el de la purísima Concepción , aunque ya tenían la estatua.

Los retablos, en un principio fueron dedicados, aunque no todos, a advocaciones distintas a las que hoy veneramos. Todos pertenecen a los siglos XVII Y XVIII a excepción del retablo de la Virgen del Pilar que lo construyó una casa de arte de Zaragoza en el año 1964 y que sustituyó al del mismo nombre del s.XVII, retirado por deterioro a causa de las termitas que lo devastaron. Incorporaron a él dos columnas salomónicas del retablo de la Inmaculada en detrimento de este último. A comienzos del siglo, los devotos costearon los actuales, uno sustituyó al de la Inmaculada Concepción del s. XVII, esta operación fue realizada por el párroco D. Juan Gabriel Villalba en el año 1917. En la restauración del templo en los años 1962-64, el párroco D. Domingo, recuperó el antiguo y lo mandó restaurar y fue colocado en su lugar originario. El otro retablo fue el de San Antonio de Padua que se colocó frente al de San Antón Abad y a la derecha del Retablo de la Coronación que preside la Divina Aurora. Tambien fue retirado con la restauración del templo. 


*Principales de datos: Archivo parroquial y reseñas estilísticas cogidas de la revista ECOS PARROQUIALES dirigida por Agustín Pando y publicada en el año mariano de 1954, en el número extraordinario aparecido en mayo con motivo del primer centenario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada. 

Retablo Mayor de Santa Ana

santa ana
Fecha de construcción: 1.638 a 1.643
Autor: Llorente Manrique
Coste: 5.436 reales
Dorado del retablo: 1.731
Autor: Juan Forte
Coste: 7.638
Imaginería. Imagen de Santa Ana: 1.594
Autor: Antonio de Cárraga
Coste: 332 ducados
Imagen de San Joaquín: s. XVII
Autor: Pudo ser Fernando de Ezpeleta
Imágenes de la Virgen y San Juan: 1.657
Autor: Escultor Sebastián Ribero
Coste 550 reales

Este regio y magnífico retablo de mediados del s.XVII es una de, las joyas más preciadas de la Parroquia. Nos muestra además de algunas bellas esculturas, Una colección de importantes pinturas acerca de la vida de Santa Ana. Preside el Retablo un artístico Camarín que acoge la imponente y atractiva talla del grupo escultórico de la Patrona, de enorme contenido afectivo para los cerveranos. La armoniosa arquitectura de este bello retablo se compone de cuatro cuerpos: Banco, Piso primero, Piso segundo, Ático y Cinco calles.
.- El cuerpo bajo o vano está compuesto por dos robustos y artísticos soportes y cuatro pequeñas columnas. A las mismas están adosadas cuatro telas que representan Los Cuatro Evangelistas y otras cuatro figuras pinturas en los laterales de personajes bíblicos femeninos de Santas, todas ellas de gran estilo.
.- En las intersecciones se hallan cuatro magníficos cuadros: La Oración en el Huerto, La Flagelación, El Ecce Homo (Cristo ante Pilatos) y el Calvario. Estas cuatro telas difieren en su estilo pictórico del resto del Retablo y podrían atribuírsele, según algunos expertos en arte, a Marco Remón, pintor.
.- En el centro se encuentra el Sagrario, de estilo moderno en mármol blanco, fabricado por el orfebre cerverano D. Gil Moreno, a quien debemos también la Custodia, el Altar y el Expositor del Santo Hospital. Este Sagrario, sustituye desde 1926 al antiguo, que todavía se conserva en el Salón Parroquial.
.- En el cuerpo medio, seis elegantes columnas mixtas torneadas en la ciudad de Tarazona, realzan el atractivo de 4 pinturas de gran calidad y tamaño: El Nacimiento de la Virgen del maestro Martín González, realizado en 1.644, La presentación de la Virgen, San Pedro y San Pablo, estos tres últimos de Miguel Ángel Rafael en los años 1.650 y 1.651.

San Gil Abad y El Encuentro de San Joaquín y Santa Ana

San Gil Abad y El Encuentro de San Joaquín y Santa Ana

La Presentación de la Virgen y San Pablo

La Presentación de la Virgen y San Pablo

San Pedro y La Natividad de la Virgen

San Pedro y La Natividad de la Virgen

Los desposorios de san José y Santa Ana y Santiago

Los desposorios de san José y Santa Ana y Santiago



.-En la parte inferior de estos cuadros y enmarcadas en otras tantas cartelas más pequeñas se encuentran cuatro telas que son: El Martirio de San Pedro y la Anunciación a la derecha y El Martirio de San Pablo y la Visitación a la izquierda. Todos ellos muy atractivos y pertenecientes también a Miguel Ángel Rafael

.-En el centro del Retablo, el precioso Camarín, obra realizada por D. Luis Menchón en su taller de Pamplona en el año 1.946, en la conmemoración del Cuarto centenario de la Fundación de la Parroquia, ajustándose perfectamente al conjunto arquitectónico del retablo: arco de medio punto y espaciosa cámara con un bonito artesonado y muy elegante ornamentación que da cobijo a la venerada y querida Patrona, un grupo escultórico de sublime y encantadora belleza: Santa Ana, La Santísima Virgen y el Niño Jesús. Este trabajo fue costeado por los feligreses y santaneros ausentes de la Parroquia con mucho cariño. 
.-Entre el primer cuerpo y el segundo piso, encontramos una artística y regia cornisa decorada, sobre ella se asientan cuatro vigorosos y artísticos soportes y dos pequeñas columnas, nos hallamos en la parte baja del segundo piso, decorada con cinco telas pintadas por Miguel Ángel Rafael. Los temas son: en el centro un cuadro de los patronos de la Diócesis, San Emeterio y San Celedonio. A la derecha San Ambrosio y San León Magno, Papa, a la izquierda San Agustín y San Jerónimo. 

 .-Otras seis magníficas columnas semejantes a las del primer piso pero diferenciadas solamente por el torneado, se asientan sobre los soportes y las dos pequeñas columnas descritas, componiendo el cuerpo alto y el segundo piso. En sus calles se pueden admirar cuatro sensacionales cuadros enmarcados -como los del primer piso- en hermosas cartelas. Se cree que son obra también de Miguel Ángel Rafael, realizados en 1.650 con una bellísima factura. Se trata de El Encuentro de San Joaquín y Santa Ana, Los Desposorios de San José y la Santísima Virgen, San Gil Abad y Santiago. 

 .-En el centro apreciamos la imagen de S. Joaquín del s.XVII de autor anónimo. Una talla de gran mérito artístico, de tamaño natural, de rostro severo y paternal, ropaje abundante, recogida la capa en su mano izquierda y un báculo en la derecha en actitud de caminar. Se asienta sobre una fina y elegante peana ocupando una primorosa hornacina en arco de medio punto flanqueada por dos finas columnillas que componen un conjunto bellísimo. Vemos también una hermosa y regia cornisa ornamentada, de las mismas características que las del cuerpo medio que complementa.

Cuerpo Central con Pinturas y Columnas
.-En el ático presidiéndolo todo, la grandiosa imagen de Cristo en la Cruz, impresionante, de tamaño natural y de buen estudio anatómico. Posiblemente y a ajuicio de los entendidos en arte, se trata de una de las tallas de mayor valor artístico que existen en la Parroquia y muy semejante a la del Santo Cristo del Consuelo que se venera en nuestra Iglesia. Se atribuye esta obra a Fernando de Ezpeleta.

.- A los pies del Santo Cristo, las artísticas tallas de la Virgen Dolorosa y San Juan, obra del escultor D. Sebastián de Ribero de mediados del s.XVII. Este monumental y piadoso Calvario está enmarcado entre dos elegantes y esbeltas columnas diferenciadas de las demás del Retablo en el torneado, pero guardando el estilo y la belleza del mismo. Como fondo, un cuadro de buen tamaño con el Sol y la Luna. A derecha e izquierda del Calvario, encontramos dos elegantes cartelas en las que se colocan unas telas representando dos soldados. Cuatro columnillas sobre otros tantos regios soportes adornan con sumo gusto el Retablo.
.- En el centro y como coronación del dicho Retablo, un artístico y elegante marco en pirámide, de sublime belleza, que ampara un delicado cuadro que representa al Espíritu Santo en forma de paloma. Tres pequeñas y graciosas columnillas de las mismas características que las anteriores, rematan el Retablo Mayor de Santa Ana.
Armonía y arte se conjugan admirablemente en la composición del mismo. Es impresionante por su monumentalidad, su elevado gusto, su magnífico encuadre y su gran estilo artístico.\r\nSi de gran mérito es el retablo, no lo son menos sus preciosas imagenes y las maravillosas pinturas en las que se ve y se aprecia el arte sublime de los artistas Antonio Cárraga, escultor, Sebastián de Ribero y Fernando Ezpeleta y los magníficos pintores Marco Remon, Martín González y Miguel Ángel Rafael.
 
En los años 1.983 y 1.984, el entonces Párroco de Santa Ana, D. Domingo Lázaro, en colaboración con la Junta de Economía, emprendió la costosa restauración de los cuadros del Retablo. Se encargó de este trabajo el profesor de arte D. Manuel Casas. La obra se paralizó por unos años y en 1990, el párroco D. Félix Viguera reaunudó la restauración de 15 cuadros que faltaban y se encargó esta restauración a la misma persona.
 

Retablo de la Inmaculada Concepción. S.XVII

inmaculadaEl retablo original mostraba una adornadísima hornacina con arco de medio punto donde se veneraba la preciosa imagen atribuida a Alonso Cano y cuatro columnas salomónicas.  Como ya se ha comentado en la introducción a los retablos del templo, a comienzos del siglo los devotos costearon los actuales retablos, uno de ellos sustituyó al de la Inmaculada Concepción del s. XVII, esta operación fue realizada por el párroco D. Juan Gabriel Villalba en el año 1917. En la restauración del templo en los años 1962-64, el párroco D. Domingo, recuperó el antiguo y lo mandó restaurar y fue colocado en su lugar originario. Dos de las 4 columnas fueron trasladadas al retablo de la Virgen del Pilar.


Mis Redes

DANZA

DANZA

Selección fotográfica en Pinterest
&

&

ARQUITECTURA

ARQUITECTURA

Arquitectura Experimental
BLOG ARTE Y CUERPO

BLOG ARTE Y CUERPO

Arte y Cuerpo en la Era Digital
&

&

CULTURA Y TECNOLOGÍA

CULTURA Y TECNOLOGÍA

Publicidad, Danza, Moda, Arte...