Paisajes de Luces y de Sombras

Microrrelatos 2017

Un ángel sobrevuela el misterio con alas transparentes y siente crecer las rutas celestiales, se adentra en una hendidura del tiempo y dibuja con amor una larga estela para el alma que la quiera.

Paisajes de Luces y Sombras por Rosario Gómez [Alhma]*

Lleno este libro de letras ordenadas, cuento, comento, oro, rememoro y confieso, aunando letras que hablan de mí y tambien de algunos otros. Recojo fragmentos breves o me extiendo y recreo brevemente buscando acciones y expresiones positivas, celestiales, desde la cara luminosa de la vida, tal como propician algunos principios de yoga y de ilustración infantil.

Recreo personajes que pertenecen a la realidad de un mundo que los hace casi translúcidos, paisajes ingrávidos, volátiles, efímeros como los sueños, revelando dimensiones redentoras de los espíritus celestiales que habitan nuestra conciencia primigenia...pero también habitan las sombras.



Requiem de Verdi

La templanza sonreía a la ternura y la lírica se solazaba con el amor, el agua de un cántaro se dejaba caer sobre otro cántaro templando la intolerancia y un rostro, desbordado de radiante sonrisa y con una voz magistral, regalaba a su audiencia la audacia de su excelencia.
Los cuerpos vibraban con la tensión de las cuerdas al presionar cada tecla y el piano entero se fusionaba con su pianista, agradecido.

Piano

La templanza sonreía a la ternura y la lírica se solazaba con el amor, el agua de un cántaro se dejaba caer sobre otro cántaro templando la intolerancia y un rostro, desbordado de radiante sonrisa y con una voz magistral, regalaba a su audiencia la audacia de su excelencia.
Los cuerpos vibraban con la tensión de las cuerdas al presionar cada tecla y el piano entero se fusionaba con su pianista, agradecido.

El Espíritu de la Salamandra

Me acoge una estela virgen de luz vibrante. Una flor que crece desde el interior del río se alza y se abre en pétalos desiguales, pétalos de agua y de luz ardiente con un corazón de fuego que la enciende. La flor acoge delirios de luna en un cuerpo que pervive al fuego, como el espíritu de la salamandra. Se torna hembra sobrecogida, incandescente y abriendo, al compás del agua, un corazón que crece hacia la vida que acoge, cobija y restablece.

La Cuenta del Pedón

Lejanía, corazón, alma y olvido. Freno que le pongo a mi razón, la sinrazón que me frena y en un frenesí que me llama, el alma me transfiere riqueza a la cuenta del perdón.

Sombra Caminera

Miro tras la máscara del devenir de las lenguas que hablan y callan. Lenguas frías, ardientes, hirientes y alzadas, lenguas cálidas y amables que pronuncian frases de consuelo, lenguas heridas, agrietadas. Allí al fondo se acerca una sombra caminera con la lengua seca y muy cansada…
(En el camino de Santiago)

Sombra Estelada

Una sombra estelada se envolvió en adornos con broche para seducir a la noche.

Ancianos Sabios

Parecía que el sol se deshacía en varias esferas y que varias lunas se mostraban en la noche para iluminar un espacio singular poblado de ancianos sabios que señalizaban rutas con su sombra profunda y serena.