El Cuerpo y la Escritura

En este artículo se muestra una breve selección de imágenes de arte en el que la utilización de la caligrafía y tipografía (Text Art) en relación con el cuerpo, es destacable. En el apartado Escritura y Erotismo contemplamos la representación de ciertos modos de erotismo potenciados por el uso de la escritura. Junto con imágenes de cuerpos femeninos escritos con diversos mensajes, tipografías y ritmos, destaca el artista James Ferringer con sus bellas composiciones de figuras masculinas que se relacionan con la escritura ya sea sobre su cuerpo, como escrito o proyeccion de un texto o también con la presencia textual cercana en el espacio expositivo de la imagen. Otro apartado está referido a la utilización textual sobre el cuerpo humano para diseñar carteles y otros elementos de diseño.

Cabe hacer una mención especial de los modelos de representación de hechos denunciables en el arte femenino islámico. Shirin Neshat se adentra en un proyecto artístico en el que viene explorando las consecuencias de la Revolución de 1979, las tensiones identitarias y la construcción de la mujer iraní. Retrata a las mujeres iraníes a las que superpone caligrafía que reproducen mayormente, textos escritos por autoras feministas antes de la Revolución. El cuerpo femenino se convierte en campo de batalla retórico e ideológico, la poesía es la voz silenciada de las mujeres iraníes  tras la revolución. En la misma línea identitaria se encuentran imágenes de Lalla Essaydi, para quien, según sus propias palabras, “Las tradiciones del Islam existen dentro de límites espaciales. La presencia de los hombres define el espacio público, las calles, los lugares de reunión. Las mujeres se limitan a los espacios privados, la arquitectura interior de las casas. En estas fotografías, estoy limitando a las mujeres en el espacio, confinándolas en su lugar “apropiado”, un lugar delimitado por paredes y controlado por los hombres. Su confinamiento es decorativo. Las mujeres, entonces, ser identifican con ese encierro visual, que, recuerdo, es literalmente un confinamiento”. Al igual que sus contemporáneas musulmanas feministas expatriadas -Ghada Amer, Ambreen Butt, Emily Jacir, Sherin Neshat y Shahzia Sikander-Essaydi- ha desarrollado una voz artística poderosa y personal que pone en tela de juicio los mitos imperantes, las jerarquías de poder y las tradiciones que limitan la libertad humana.